Home / Artículos / Consuelda menor (Prunella vulgaris L.)







Hoy en día es una planta casi olvidada y la ciencia no parece interesarse mucho, pero hay un refrán en la provincia de León que nos indica el gran aprecio que siempre se ha tenido en el pasado hacia ella: “Lo que no cura el médico, lo cura el érico” (uno de los sinónimos de la Consuelda menor). De hecho esta planta se ha utilizado para sanar muchos males; es astringente, antihemorroidal, cicatrizante… Pertenece a la familia de las labiadas, como la salvia, el romero, el tomillo, la lavanda… todas ellas medicinales. Siempre se usó para conseguir que la piel cerrase más rápidamente una herida o para ayudar el intestino a recuperar su ritmo habitual. Por eso, entre sus sinónimos encontramos: hierba del carpintero, hierba del podador, hierba de las heridas… es decir una hierba que le resultaba muy útil a todos estos oficios que a veces causaban heridas de corte. Esta planta, de hecho, favorece la cicatrización de las heridas.

 

La Consuelda menor es una hierba que brota en primavera, cuyas flores son de color azul violeta y que se agrupan en espigas terminales, cáliz tubular con 5 dientes y un anillo de pelos en su interior; la corola es bilabiada de color violeta azulado oscuro. Es una planta que florece a partir del mes de mayo y durante todo el verano en las zonas más altas. Podemos encontrarla en casi toda España, especialmente en el norte.
Se cría en los prados húmedos, en los setos cerca de las aguas. Es muy importante no confundir esta planta con la symphytum officinale, una planta que se le parece mucho y que si tomada por mucho tiempo puede dañar al hígado.

 

Modo de uso
La Consuelda menor se puede usarse de forma interna o externa. En ambos casos hay que conseguir una infusión con las sumidades de la flor usando aproximadamente 14 gramos (0,5 onzas) en 0,5 litros de agua.
Para uso interno (diarreas, hemorragias internas, para aliviar dolencias de hígado…) se toma en 2 veces, después de las comidas principales. Para uso externo se usa para el lavado de la herida o de la llaga o para calmar la piel irritada.


 

 

 

En algunos libros de plantas medicinales se cuentan casos de curación de hemorroides tomando a diario las hojas frescas de esta planta en ensalada.
También se utiliza en terapias florales, como esencia, para proporcionar una sensación profunda de bienestar.