Home / Artículos / Abedul







Además de ser un arbol muy bonito, el abedul se considera como uno de las plantas más diuréticas porque estimula la eliminación de líquidos sin resultar irritante para los riñones. También es antiinflamatorio, astringente, analgésico suave y dioforético (estimula la sudoración). En general el abedul proporciona excelentes beneficios a nivel dermatológico, endocrino, digestivo, urinario y reumatológico. Este árbol se puede encontrar en casi toda España. Su corteza es de un color blanco y es un árbol que puede alcanzar hasta 30 metros de altura. Del abedul se utiliza casi todo: hojas, flores, la savia, la yema y la corteza de las ramas jóvenes.

 

En la historia el abedul se utilizaba como tratamiento para las enfermedades crónicas de la piel, a través de un distilado obtenido a partir de la corteza. Con las hojas se trataban desórdenes reumáticos y de los riñones, mientras que con la savia, extraída a principios de primavera, se hacía un tónico refrescante y purificador.

 

Usos medicinales del abedul

  • Anticolesterol: el abedul es un depurativo general de gran efectividad. Es recomendado para controlar los problemas de colesterol.
     

  • Antiinflamatorio: se utilizan los emplastos de las hojas calientes y húmedas del abedul. Los emplastos son recomendados también para las mujeres en lactancia, porque permite desinflamar y estimular la producción de leche.
  • Digestivo: ayuda a estimular la actividad vesicular y la digestión en los casos de dispepsia causada por atonía del estomago.
  • Calculos renales: ejerce una acción diurética, por lo que es útil para tratar edemas de origen cardiaco, edemas cardiorrenales y piedras en el riñón.
  • Eliminación de ácido úrico.
  • Antipirético: la decocción de la corteza puede ayudar a controlar los casos de fiebre intensa.
  • Cicatrizante: se puede usarse para el tratamiento de llagas, úlceras, encías sangrantes, aftas bucales, etc… Para las heridas posee un gran efecto antiséptico y ligeramente cicatrizante.
  • Caída del cabello: los expertos recomiendan realizar cocimientos de las hojas y aplicar masajes en la cabeza para controlar la alopecia y la caída del cabello.
  • Reumatismo. Se utiliza para tratar la artritis.

 

 

 
 

Utilización

Antes de todo nos gusta recordar que antes de ingerir cualquier planta medicinal se debe consultar con un especialista.

  • Infusión: se obtiene con 10-15 gramos de hojas, 1 litro de agua hirviendo y 1 gramo de bicarbonato sódico (tiene la capacidad de potenciar las propiedades del abedul). Se echan las hojas en el agua hirviendo y cuando se ha enfriado a 40 °C se echa el bicarbonato sódico. Se deja macerar durante 6 horas. Se pueden tomar hasta 3 tazas por día. Las infusiones tienen un efecto depurativo de la sangre y tienen la ventaja que no provocan un efecto desmineralizante.
  • Decocción: 10 gramos de corteza o 15 gramos de hojas se mantienen en ebullición durante 10 minutos en 200 cc de agua. Se hierve a fuego lento hasta que se ha consumido la mitad del agua.
  • Tintura madre: se obtiene después de dejar macerar la parte más aprovechable de la planta durante días en alcohol y agua. Luego se cuela y se filtra la mezcla. De esta forma obtenemos la tintura con todo el principio activo del abedul, lista para consumir. Uso: 4 gotas, 3 veces al día.

 

 

Otros Usos

Los escandinavos utilizaban las ramitas de abedul en las saunas y los baños de vapor para ablandar la piel y vigorizar y aliviar los músculos doloridos. En el norte de Europa el aceite de abedul, que se extrae de las hojas y las ramitas se usa con frecuencia de forma externa para el dolor reumático.

 

 

Contraindicaciones

En dosis adecuadas no se conocen efectos secundarios del abedul como planta medicina, ni toxicidad. Se debe tener cierta precaución con el alquitrán (aceite esencial) porque es muy rico en salicilato de metilo, sustancia muy tóxica que puede causar la muerte con dosis de tan solo 10 ml. Siempre se debe consultar con un especialista.


Expresa tu opinión sobre el artículo "Abedul" con un voto: